13/04/2024

El portal de la Ficción Climática – Climate Fiction Cli-fi Website

Espacio dedicado a la ficción climática (cli-fi) literaria y cinematográfica

Decisiones cruciales: Papa Noel Cli-fi

Las grandes mentes pensantes debatieron sobre el asunto durante días. Entre ellos, gente de gran prestigio con diversos perfiles: economistas, sociólogos, especialistas en estudios de mercado, publicistas, analistas de las últimas tendencias, además de algún que otro ejecutivo o CEO millonario, con derecho a tomar decisiones sin escuchar a ninguno de los anteriores, lo que se viene a llamar “por mis cojones toreros” (“for my bullfighting balls” para aquellos de habla inglesa).

Los cambios en el clima han creado un desajuste importante en su imagen. Se ha llegado a un punto en el que no se puede postergar más la toma de una decisión, en juego un gran negocio, de beneficios extraordinarios, del que dependen muchos puestos de trabajo, y además, con un cariz sentimental que seguro que dará lugar a fuertes polémicas.

En el debate, las distintas posturas, aunque con múltiples matices entre ellas, quedaron agrupadas en dos tendencias enfrentadas entre sí.

La primera postura buscaría minimizar los cambios, de forma que no resulten traumáticos y rompan con la continuidad. La imagen actual nos retrotrae con nostalgia al invierno, el frío y la nieve, y no hay nada más explotable, para incentivar el consumo, que la nostalgia. Además, una imagen tradicional, que pasa de padres a hijos, da seguridad, algo necesario en estos tiempos tan cambiantes en los que cada semana parece que “se va a acabar el mundo”. Sin seguridad hay miedo, y con miedo se venden muchas alarmas, pero no se consume igual.

La segunda apuesta por una renovación total. Con el lema de “renovarse o morir”, argumentan que los niños actuales ya no conocen ni la nieve ni el frío, y cualquier referencia a ello les suena a historias del abuelo Cebolletas, por lo que no es algo que venda. Además, añaden que conviene ir eliminando cualquier referencia al invierno, que es empleado, por los que demonizan el calentamiento global como símbolo de un mundo anterior mejor. De esta manera, se cuestiona, por lo que tanto se ha trabajado, el carácter neutro del cambio climático. Y a aquellos más temerosos con los grandes cambios, les contestan que ya los hubo antes, sin que en ningún caso fueran traumáticos. Ya desaparecieron los reyes, cuando dejaron de ser útiles, e incluso, con el tiempo, se ha ido eliminando cualquier atisbo del origen cristiano de la celebración.

De ambas, se optó por la segunda postura, sin que trascendiera si se eligió por consenso, por votación, o por los “bullfighting balls” de alguno. A partir de ahí, queda mucho trabajo por delante para alcanzar una definición total, pero sí que han trascendido algunas propuestas para el nuevo diseño.

Para el nuevo Papá Noel, Santa Claus, Viejito Pascuero, San Nicolás, o cómo se le quiera llamar, se propone:

  • Que lleve vestimenta veraniega, de acuerdo al clima actual, y que tenga aspecto sonriente y feliz, mostrando las ventajas de unas navidades a 30º.
  • Que sea joven, lo viejo ya no vende, ya no existe.Que pueda tener aspecto de surfero, para poder seguir explotando el concepto de “libertad”, o que pueda tener aspecto de futbolista, con cuerpo cuidado y musculoso, aplicando un poco de “marketing aspiracional” con los niños.
  • Que en vez de en trineo, viaje en bicicleta con una gran mochila, con lo que se contrarresta la obsesión de los ecologistas por criticar todo y cualquier crítica animalista.
  • Se abre la posibilidad de incluir logos de empresas patrocinadoras en su traje.
  • Que cambie los colores de la vestimenta, pasando del rojo y blanco de Coca-Cola a, por ejemplo, el negro y amarillo del logo de Amazon, que de hecho ya se encargan de llevarte la felicidad a casa.

Por Luis Azorín